juanjonavarro.com

secciones

Falsa Accesibilidad

Leo en terremoto.net acerca de un pequeño experimento sobre accesibilidad que un empresa realizó: Se pidió a un experto en accesibilidad que evaluase un proyecto web que estaban desarrollando. Al mismo tiempo se pidió a un ciego que accediese mediante sus medios tecnológicos a la misma web. Se encontró que los problemas encontrados por ambos resultaron ser distintos. El consultor, armado con su batería de normativas WAI y herramientas automatizadas de análisis encontró una serie de problemas que para el ciego resultaron no serlo. Lo que es más preocupante, las normativas dejaban pasar problemas que dificultaban el acceso al invidente sin señalarlos.

La moraleja de esta historia es clara: Hacer que una web pase por una serie de análisis automáticos de accesibilidad sólo sirve para conseguir “el sello” de accesible, y no para ayudar realmente al discapacitado.

Sobre este tema a mí me gustaría aportar un par de experiencias, una profesional y otra de carácter más personal:

Hace un tiempo trabajé en la creación de la página web oficial de una capital de provincia. Aunque inicialmente no se consideró el conseguir una web accesible como uno de los objetivos del proyecto, lo cierto es que en mi opinión resultaba bastante accesible. Se redujeron las tablas de layout a un mínimo, casi toda la información era textual y, de hecho, una visita a la web con un navegador solo texto como lynx mostraba un buen aspecto, con todos los textos bien ordenados, etc.

Poco después de estrenar la web, el periódico El País realizó un análisis de las páginas web de los principales municipios de España y dedicó un apartado a la accesibilidad. Resultaba desmoralizador ver como esta web quedaba por detrás de otras porque tenía un determinado número de errores del WAI, cuando una visita a alguna de esas otras webs mostraban los textos desordenados desde un lector de pantalla, o con javascripts de navegación que hacían imposible moverse por el sitio sin un ratón. En aquel proyecto un par de días de trabajo extra nos permitió pasar los tests y poner “el sellito” pero en mi opinión ello no aumentó la accesibilidad real del sitio, los problemas que había los seguía habiendo.

Personalmente, he tenido hace unos días una experiencia también reveladora. He tenido algunos problemas de visión desde hace un par de semanas (algo que parece transitorio, seguramente tengo la vista algo fatigada). En cualquier caso, durante estos días cuando notaba algo de dificultad para leer los textos, después de estar unas horas delante del monitor, aumentaba el tamaño de letra del navegador.

El problema es que Internet Explorer tiene un error conocido que impide cambiar el tamaño de la letra cuando el diseñador de la página la ha especificado de una cierta manera, dando los tamaños en píxeles. Si bien es cierto que es un problema del navegador, no es menos cierto que el diseñador de la página puede solventarlo sin más que especificar los tamaños de los textos usando otra unidad. Lo cierto es que visité algunos sitios web que cumplían con las especificaciones de accesibilidad y cuyos creadores no habían considerando este problema. Hay muchos usuarios con visión disminuida, personas ancianas, otros con problemas de visión como era mi caso, y teniendo en cuenta que el 95% de accesos se realiza desde el navegador Internet Explorer, lo que están comunicando estas webs es que, por mucho sello de WAI que exhiban, su interés real por la accesibilidad, su interés por ayudar realmente al discapacitado, es nulo.

5 Comentarios
Salva
22 febrero 2004, 20:36 — #1
Interesante artículo. Sobre el tema del tamaño de los caracteres en IE, decir que muchos diseñadores exprimen esta 'bug' del navegador para que sus webs no se deformen por el agrandamiento o la disminución del texto.

Un saludo.
David
David
24 febrero 2004, 10:16 — #2
La gente que dispone de visión disminuida ya configura su sistema operativo para tener las fuentes mayores... así que este problema que hablais de las fuentes, yo no lo veo tan grave...

Un saludo.
Fernando
Fernando
25 febrero 2004, 01:13 — #3
No es de vida o muerte, pero si es un problema e importante.

Es un problema y es importante porque muchos equipos son utilizados por varias personas (de echo se podria decir que todos los equipos domésticos... y son un porrón) por lo que quien tenga la vista mal quizas ande con una resolución de 800x600 en un monitor de 17" (mi padre o mi madre... si usasen ordenador ;-) y yo una de 1024x768 ya que tengo la vista perfecta...
Pero claro, resulta que eso no es fácil ni lógico, si se usa el ordenador para navegar principalmente, o si estoy navegando y quiero que otra persona con problemas de visión (vista cansada, no hay que irse a estremos...) vea lo que yo veo la sólución que deberia funcionar es decirle al navegador que nos muestre los textos más grandes...
ericz
13 marzo 2004, 15:13 — #4
Es que el diseño se va a la mierda, por eso fijamos el tamaño de la fuente.
Costo beneficio.
Albin
16 marzo 2004, 16:48 — #5
Nosotros estuvimos mirando compatibilidades entre navegadores, para encontrar medidas que no se vieran bien en uno, pero demasiado grandes/pequeñas en otro. Y al final nos decantamos por usar porcentajes en el font-size.

Pregunta candidata a un Post: ¿Como sería la vida de un programador que se queda ciego?

Comentarios cerrados para este artículo