juanjonavarro.com

secciones

El nombre de las cosas

elnombredelascosas.gif

Me topé de casualidad con la web El nombre de las cosas, el sitio web de una empresa creada por un poeta español que ha encontrado una salida “profesional” a sus habilidades: Inventar nombres para productos, empresas, etc.

Según parece es el inventor de multitud de nombre bien conocidos, como Amena, Inversis, e-mocion, Opencor y muchos otros.

Es un sitio completamente hecho en Flash y el ejemplo perfecto de la “contradicción” de esta tecnología: Por un lado es una película muy bien hecha y es un placer seguirla, con música bien elegida, citas relacionadas con el tema, ... Pero por otro lado, el uso de flash hace el sitio “invisible” para la web. No aparece en ninguna búsqueda en google sobre “nombrar negocios” o “poner nombre a un negocio” ni nada parecido. De esta manera el sitio web pierde gran parte de su utilidad.

Esto de poner nombres es un tema muy interesante, ya hablé de ello hace tiempo.

2 Comentarios
mondelo
27 enero 2007, 13:27 — #1
Curioso que en este país todavía no hayan despegado las "nuevas salidas profesionales" que nos prometían hace años. Tu entrada me recuerda a un articulo publicado hace poco en SoftwareCEO (http://www.softwareceo.com/) sobre los copywriters y al leerlo pensé que en este país a un licenciado en filología todavía le resulta más interesante dedicarse a opositar que trabajar como copywriter o algo parecido. Sin embargo creo que ahí hay un nicho de negocio sin explotar: dominar el idioma + conocimientos de posicionamiento puede llegar a ser algo muy rentable...
Juanjo Navarro
27 enero 2007, 21:35 — #2
Lo difícil creo yo que es conseguir convencer a un cliente de que debe "pagar más" por mejores copywriters. Parece que todo el mundo entiende que hay que tener un buen diseño gráfico en un sitio web, pero cuando se habla del "texto" del sitio (que al fin y al cabo es lo que contiene el verdadero mensaje y la "información") cualquier "rollo" vale y basta con que no tenga faltas de ortografía (y a veces ni eso ;-) )

Claro que por otro lado, escribir para la web es un medio distinto y un licenciado en filología puede escribir verdaderos "tostones" en entorno web si no está acostumbrado a la brevedad, la sencillez y el mensaje directo.

En fin, que hoy por hoy la opción de opositar casi les sale más a cuenta :-)

Comentarios cerrados para este artículo

Siguiente: Idea de negocio: Guías temáticas con micrositios